Vaquita, lo que significa vaca pequeña en español, es la más pequeña de todas las especies cetáceas. Es una marsopa que es endémica de la porción norteña del golfo de California, y actualmente es el mamífero marino más amenazado de la tierra. Con menos de 100 individuos restantes en el planeta, esta especie está al borde de la extinción. Un santuario de vaquitas fue creado dentro de su rango, pero ha habido muy pocos o nada de esfuerzos para protegerla.

Esta es una situación de crisis para los biólogos y conservacionistas trabajando con esta especie. Con menos de 100 individuos en estado salvaje y la disminución de la población a una tasa aproximada del 18% por año, se predice que la vaquita se extinguirá en tres años a menos de que se tomen medidas drásticas. Nuestra meta con esta filmación es documentar los siguientes tres años de esfuerzos de conservación para este animal. Estaremos lanzando videos cortos acerca de la vaquita a lo largo del camino, y haciendo lo que sea que esté en nuestro poder para asistir en la conservación de la especie. Pero finalmente, nuestra meta es documentar directamente este periodo de crisis extrema hasta su conclusión natural.

Ciertamente, aunque es posible que sea muy tarde para salvar a esta pequeña marsopa, está claro que los biólogos que están trabajando con la vaquita no se han dado por vencidos. Esta será su historia: una historia acerca de lo que se requiere para hacer que una especie que está al borde de la extinción se traiga de regreso.

Acerca de la Vaquita

Aunque el macho y la hembra de la vaquita parecen ser similares en tamaño, las hembras adultas miden cerca de 55 pulgadas de longitud, mientras que los machos adultos miden cerca de 53 pulgadas de longitud. Del nacimiento a la madurez, ellas pesan de 60 a 120 libras. Las vaquitas viajan en grupos de 7 a 10 individuos, en pares o individualmente. Sus coloraciones consisten de varias tonalidades de gris con marcas únicas tales como manchas negras alrededor de los ojos, labios negros y barba negra.

La vaquita madura sexualmente entre los 3 y 6 años de edad. Después de cerca de 10 meses de gestación, ellas dan a luz a una cría que nace entre febrero y abril. Los nacimientos ocurren de cada 1 a 2 años. Las crías son amamantadas cerca de 6 a 8 meses hasta que pueden defenderse por sí solas. La vaquita come bancos de pequeños peces, calamar y pulpo. Ellas son extremadamente elusivas ya que la mayoría de sus actividades ocurren bajo la superficie, por eso es que la información disponible acerca de ellas es mínima. La mayoría de la información ha llegado de raras observaciones, y especímenes muertos encontrados en las redes.

Las vaquitas fueron descubiertas a finales de 1950, y se presumía que ya estaban en declive. Desde entonces, sus números han disminuido rápidamente. La causa principal del declive se debe al uso de las redes de enmalle, las cuales ahogan a las vaquitas. Los pescadores usan redes de enmalle para atrapar una variedad de peces, pero tienen como objetivo específicamente al camarón azul, el cual se encuentra en alta demanda para su consumo. Mucha de esta demanda está viniendo del sur de California donde la cena de lujo es prominente. Desafortunadamente, el deceso de la vaquita se ha compuesto por el uso de las redes de enmalle para atrapar camarón para los mercados de EEUU y también para atrapar a la totoaba que está en peligro de extinción para cosechar sus vejigas natatorias para los mercados del sureste de Asia, específicamente China.

fernandezLa totoaba es un pez en peligro de extinción que comparte el mismo rango del hogar de la vaquita. La vejiga natatoria de una totoaba puede ser cosechada y después ser introducida de contrabando por medio de los EEUU para entrar a China. Las vejigas natatorias traen ganancias de entre $5000 a $10,000 d por pieza. Se cree que éstas mejoran la fertilidad, y se hacen en una sopa que cuesta hasta $25,000 dólares el plato. También la ponen en marcos para ser exhibida como un símbolo de riqueza. Esta demanda ha demostrado ser un negocio lucrativo para las organizaciones del crimen organizado de México y no muestra señales de que se esté deteniendo.

Recientemente México implementó una veda de 2 años en el uso de las redes de enmalle en el Santuario de la Vaquita. Esta veda se estableció para examinar si las poblaciones de la vaquita se levantarían o caerían con la regulación. Finalmente, una veda permanente es el único método seguro de mejorar los números de la vaquita. México ha ofrecido equipo de pesca alternativo que no le permite entrar a creaturas más grandes (p. ej. La vaquita) excepto a las especies específicas del objetivo como el camarón. México planea ejecutar esta veda por medio de patrullar el área con drones y barcos militares. Se necesitará que la comunidad internacional mantenga la presión sobre el gobierno mexicano para asegurar la recuperación de la vaquita.

Este proyecto va a documentar el esfuerzo humano para salvar una especie. Todavía hay esperanza para la vaquita.

Para aprender más visite:  http://www.vivavaquita.org